Tailings

Gestión de relaves: ¿qué ha cambiado desde Brumadinho?

A medida que las concentraciones de mineral valioso continúan disminuyendo en las minas de todo el mundo, la industria minera tiene que hacer frente a los enormes volúmenes de residuos —conocidos como “relaves”— que genera como resultado de sus complejos procesos químicos. Normalmente, los relaves almacenados, que se suelen canalizar hacia grandes embalses en la superficie y contener mediante presas de tierra, representan con diferencia el mayor riesgo de graves impactos del sector de la minería.

Pese a que la escala y las consecuencias del colapso de la presa de Brumadinho el año pasado fueron extremas, en los últimos dos años se han producido regularmente otros casos de colapso de presas de relaves en países como Brasil, Perú, Rusia, Australia y China, y la tasa de incidencia de dichos colapsos ha ido aumentando durante cierto tiempo. Por otra parte, los resultados del informe RMI Report 2018 sobre los relaves mostraron que la empresa operadora Vale no estaba desempeñándose peor que la gran mayoría de otras grandes empresas en lo que respecta al seguimiento, la revisión y la actuación para mejorar su gestión del riesgo de relaves.

El desastre de Brumadinho generó una oleada de declaraciones en el sector y un gran interés respecto a la seguridad de los relaves por parte de los medios, pero ¿ha cambiado algo realmente desde 2018, y es menos probable que ocurran fallos catastróficos en el futuro?

La última investigación por parte de la Responsible Mining Foundation (RMF), publicada en el informe RMI Report 2020, revela que, si bien una iniciativa dirigida por inversores ha dado como resultado una mayor transparencia en torno a las instalaciones de almacenamiento de relaves (IAR) de las empresas, la gran mayoría de las empresas todavía no pueden demostrar que revisan la eficacia con la que gestionan los riesgos relacionados con las IAR ni que toman medidas de respuesta en los casos necesarios. Es urgente señalar que son muy pocas las explotaciones mineras que aportan pruebas de haber comunicado a las comunidades locales el procedimiento a seguir en caso de un incidente relacionado con los relaves.

En referencia a la publicación del informe RMI Report 2020, el Dr. Bruno Oberle, presidente de Global Tailings Review, afirmó:

A medida que más empresas divulgan datos sobre las ubicaciones y características de sus instalaciones de almacenamiento de relaves, el informe RMI Report 2020 se centra en la falta de información pública sobre la eficacia de la gestión de estas instalaciones por parte de las empresas mineras. En paralelo a la labor de la iniciativa Global Tailings Review, los resultados del informe RMI Report 2020 refuerzan aún más la necesidad acuciante de crear un estándar mundial que impulse un cambio gradual en la gestión segura de las instalaciones de relaves en todo el sector.

Dr. Bruno Oberle, presidente de Global Tailings Review

Más información disponible al público sobre las instalaciones de almacenamiento de relavesacilities

Antes del desastre de Brumadinho no había ningún registro público mundial de IAR, y las empresas mineras generalmente no divulgaban públicamente la ubicación de sus IAR, y mucho menos información sobre la seguridad de estas instalaciones, una información que es de interés crítico para accionistas, inversores, aseguradoras y gobiernos, así como para comunidades y trabajadores.

Como respuesta a esta situación, un grupo de inversores, encabezados por la Junta de Pensiones de la Iglesia de Inglaterra y el Consejo sobre Ética sueco para los fondos AP, estableció la iniciativa Investor Mining & Tailings Safety y solicitó a más de 700 empresas extractivas que divulgaran públicamente dicha información. Reaccionó aproximadamente el 50 % de las empresas, incluidas 45 de las 50 mayores empresas mineras.

Con ello se ha mejorado significativamente la disponibilidad de datos básicos sobre las IAR. El informe RMI Report 2020 halló que casi la mitad de las 38 empresas evaluadas había divulgado públicamente el número y la ubicación exacta de sus IAR (véase la figura 1), principalmente mediante la respuesta a la solicitud de los inversores.

Cada vez se recurre más a estructuras peligrosas ystructures

Estas recientes divulgaciones acerca de las IAR han revelado una tendencia preocupante: según la información disponible, las empresas tienen previsto aumentar el volumen de relaves almacenados en IAR construidas aguas arriba (el tipo de presa que falló en Brumadinho). Esto significa que ahora un 30 % de todos los relaves se almacenarán en dichas estructuras (en comparación al previo 24 %), de las cuales el 92 % están clasificadas actualmente como con potencial de alto riesgo.

No se observan mejoras en las empresas que controlan la eficacia de su gestión del riesgo de relaves

Al igual que en el informe RMI Report 2018, solo unas pocas de las 38 empresas evaluadas en el informe RMI Report 2020 muestran pruebas de haber realizado auditorías o revisiones por terceros de la eficacia de su gestión de las IAR, y estas revisiones suelen tener un alcance bastante limitado. Todavía es menor el número de empresas que muestra pruebas de haber tomado medidas de respuesta a raíz de estas revisiones para mejorar su desempeño en la gestión del riesgo relacionado con las IAR. De hecho, como ilustra la figura 2, ninguna empresa puntuó por encima del 50 % en este indicador.

Si las empresas no pueden saber y mostrar lo que hacen para prevenir colapsos de presas de relaves y otros problemas relacionados con las IAR, como las filtraciones, les resultará difícil abordar el déficit de confianza que se observa habitualmente en las zonas mineras y las preocupaciones sobre los riesgos de las IAR entre inversores y entes financieros, gobiernos y otras partes interesadas.

Falta de información local sobre riesgos y procedimientos de emergencia en caso de incidentes relacionados con los relaves

El informe RMI Report 2020 descubrió que menos del 10 % de las 180 explotaciones mineras evaluadas divulgan públicamente el área que podría esta potencialmente afectada por un fallo de sus instalaciones de relaves.

Asimismo, muy pocas explotaciones mineras demuestran haber facilitado información a las comunidades locales sobre lo que se debe hacer en caso de un incidente relacionado con los relaves. Véase la figura 3 para obtener más información.

Por supuesto, la norma debe ser la divulgación seria de dicha información, puesto que reviste una importancia potencial de vida o muerte para las partes interesadas locales.

Recomendaciones para fortalecer el próximo estándar mundial sobre relaves

Actualmente se está ultimando un nuevo estándar mundial sobre la gestión de relaves por parte de un grupo de múltiples interesados, denominado Global Tailings Review, que ha sido organizado conjuntamente por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), los Principios para la Inversión Responsable (PRI) y el Consejo Internacional de Minería y Metales (ICMM).

Sin duda, este estándar mundial sobre relaves es un primer paso en la buena dirección. Sin embargo, es fundamental no perder esta oportunidad para elevar significativamente el listón en lo referente a la gestión de relaves, garantizando que el estándar aborde adecuadamente cuestiones clave de transparencia, compromiso y respeto de cara a las partes interesadas locales que viven y trabajan con los riesgos de colapso de las IAR.

Debido a que el proceso está actualmente en curso para finalizar este nuevo estándar, la RMF recomienda encarecidamente que el estándar establezca requisitos claros en los siguientes puntos:

– Formatos de datos abiertos para gestionar el riesgo: Las empresas deben divulgar públicamente, y para cada explotación minera, todos los datos de interés público sobre su gestión de las IAR, la seguridad de estas estructuras y los procedimientos de preparación en caso de emergencia que deben seguirse en caso de un fallo de las IAR. Estos datos son cruciales para inversores y entes financieros, gobiernos y partes interesadas locales.

– Participación significativa de las partes interesadas locales: Las empresas deben adoptar medidas iniciales y continuadas que promuevan la participación de las partes interesadas locales (comunidades, trabajadores) para que estas conozcan claramente los riesgos y los posibles efectos si ocurre un fallo y colaboren en el diseño y la prueba de planes de preparación en caso de emergencia.

– Medidas firmes para abordar las IAR de alto riesgo existentes: Las empresas deben garantizar la seguridad de sus IAR existentes y, cuando sea necesario, desmantelar y clausurar las IAR cuya seguridad no se pueda garantizar. Estas disposiciones deben aplicarse a IAR que, en caso de fallo, pudieran causar pérdida de vidas.

– Mayor rendición de cuentas en la gestión del riesgo de las IAR: Las empresas deben asignar una responsabilidad a alto nivel más amplia con respecto a la seguridad de las instalaciones de relaves, con el fin de no solo incluir a un miembro de la alta dirección, sino también al consejo de administración.

– Consentimiento libre, previo e informado (CLPI): De conformidad con la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, el respeto del derecho al CLPI de los pueblos indígenas debe ser obligatorio durante todas las etapas de planificación, diseño e implementación. Más allá de este derecho internacionalmente reconocido de dar o no consentimiento, la norma podría estar mejor alineada con el reconocimiento generalizado de que el principio del CLPI se aplique más ampliamente, exigiendo a las empresas que soliciten el CLPI a todas las comunidades potencialmente afectadas.

– Eliminación de los relaves en lagos, ríos y mares: En consonancia con el creciente impulso entre bancos internacionales y prestamistas multilaterales, el estándar debería prohibir el uso de estos métodos de eliminación y exigir compromisos formales a nivel de toda la empresa para no emplear tales métodos. El informe RMI Report 2020 reflejó que al menos ocho de las empresas evaluadas descargan activamente relaves en ríos o entornos marinos, o bien los almacenan en el lecho marino. Y tan solo una empresa se ha comprometido formalmente a no utilizar estos métodos de eliminación.


Footnotes

  1. Véase www.worldminetailingsfailures.org.
  2. WMTF, próxima publicación en 2020. State of Word Mine Tailings, 2020. World Mine Tailings Failures, www.worldminetailingsfailures.org.

Compartir